Reseña: En el libro Zinc Sculpture in America de Carol. A. Grissom, podemos ver que en la página 313 nos da una idea de cuánto pudo haber costado la escultura de la ninfa de agua que remata la fuente de Villalongín. El precio variaba entre los 450 y 500 dólares, que de acuerdo con el tipo de cambio, podría haber sido entre $ 460.00 y $ 990.00 pesos mexicanos de la época, con un tipo de cambio promedio de 1.52 pesos por dólar americano. En la fotografía 1 se ve la portada del libro, en la 2 la portada interna y en la 3 los precios por dicha escultura, que podía ser con una capa de pintura (450 dólares) o con acabado de bronce (500 dólares). En la fotografía 4 se ve parte de los datos de la compañía J. W. Fiske, basada en Nueva York.

En el año de 1889 se transformó la Plazuela de Ánimas, y se creó el Jardín de Villalongín, para honrar la memoria del esclarecido insurgente. De acuerdo con Raúl Arreola Cortés:

En Morelia se mejoraron las plazas y jardines. La plaza principal tenía una gran fuente en el centro, con una columna en cuyo remate estaba una tosca escultura de cantera que quería representar a Morelos. En el gobierno de Jiménez se quitó la fuente y en su lugar se puso el kiosko que aún existe; la fuente se trasladó a la antigua plazuela de las Animas, acondicionada debidamente con un bello jardín; en el centro de la fuente se colocó una figura femenina, en metal fundido, traída de Europa; se le dio al jardín el nombre de Villalongín, en recuerdo a la hazaña del guerrillero insurgente.

arreola cortés, raúl, morelia, morevallado editores, morelia 1991. P. 184.

Si uno se acerca a la base de la escultura en la fuente, claramente se puede leer que dice: “J.W. FISKE MANUFR. NEW YORK”, como se puede ver en la fotografía siguiente, lo cual podría desmentir el dato consignado en el libro del Dr. Arreola Cortés, acerca del origen europeo de la náyade.

Ubicación: En el Jardín de Villalongín, entre las calles Av. Francisco I Madero Oriente, Aquiles Serdán y Manuel Villalongín.